El aluminio es un metal con muy alta resistencia a la corrosión. En realidad, es uno de los materiales de mayor importancia en diferentes industrias, debido a sus características de maleabilidad, resistencia mecánica, por ser un buen conductor de calor y de electricidad y sobre todo, porque es muy económico.

Por otro lado, el aluminio puede reciclarse en un 100% y al hacerlo no tiene ninguna merma en sus características. El proceso de recuperación requiere aproximadamente un 7 % de la energía que se necesitó para producirlo. Además, se pueden fabricar los mismos productos de los que procede.   

En productos en donde es necesario su preservación, el aluminio es muy útil debido a que su resistencia a la corrosión
es mejorable con aleaciones y tratamientos. Sus aplicaciones en la cancelería y en distintos acabados en el hogar es muy importante, debido a que reúne muchas características de durabilidad y resistencia por muy poco precio.